Tratamiento de encías

Las encías es el tejido que rodea los dientes. También precisamente en él se fijan los dientes y de allí puede venir la infección. Y al revés, a menudo los problemas dentales son la fuente de inflamación de las encías. Naturalmente es un cálculo dental viejo o la predisposición genética. Las encías afectadas pueden no sólo comenzar a sangrar, sino también iniciar el proceso de descomposición, contribuir a la aparición de úlceras, quistes, etc. Es importante prestar atención no sólo a los dientes, sino también a la salud de las encías. En primer lugar, al limpiarse los dientes hay que pasar cuidadosamente por las encías con el cepillo para no dañarlas accidentalmente, porque esto posteriormente puede ocasionar un proceso de infección. En caso de problemas o molestias más pequeños es necesario consultar inmediatamente a un especialista para prevenir el desarrollo de una enfermedad.

Hay muchas maneras de resolver los problemas con las encías. A partir de ungüentos especiales, líquidos antisépticos para enjuague, hasta la intervención quirúrgica. Para prevenir esta última es importante acordarse de realizar la higiene de la cavidad bucal y visitar al doctor mensualmente.

Haz una pregunta